"Cuando los bombones salen sobre tierra mojada aberruntan lluvia"​

Aberrunto popular

La agricultura tradicional de Fuerteventura

La agricultura fue la actividad económica más importante desarrollada en la isla desde la conquista europea hasta mediados del presente siglo. En ella se basó la alimentación de la población, la organización social y las relaciones económicas de la isla con el exterior.

La explotación agrícola llevó aparejada la distribución de la tierra y el asentamiento de la población en los valles y llanos más fértiles, y desarrolló un proceso de adaptación del medio natural, orientado al acondicionamiento de terrenos para el cultivo y al aprovechamiento óptimo de los recursos hídricos.

Las condiciones naturales de la isla, marcadas por la falta de agua, la mala calidad de la existente y la escasez de suelos productivos determinaron la implantación de una agricultura extensiva de secano. 

En los años lluviosos se obtenían abundantes cosechas que permitían exportar gran cantidad de granos; mientras que, en los años secos, el campo se convertía en una fuente de pobreza.

La importancia alcanzada por la agricultura cerealista durante siglos determinó que la vida cotidiana de la mayoría de la población estuviera vinculada a actividades relacionadas con la obtención de los granos.


La captación del agua de la lluvia, la preparación de la tierra para el cultivo, la siembra, la recolección, la trilla, el almacenamiento y la comercialización de las cosechas, constituían el quehacer diario de hombres y mujeres. 

GAVIAS

Son terrazas planas, o con mínima inclinación, bordeadas por paredes de piedra o caballones de tierra (teste o trastón), que presentan una entrada de agua (torna), y un desagüe (tronera) reforzado por piedras o mampostería. La función del desagüe es evitar la rotura de la gavia y permitir el paso del agua sobrante a la siguiente, o al barranco.

Las gavias permiten disponer de terrenos aptos para el cultivo y, al mismo tiempo, aprovechar al máximo los recursos hídricos. El agua llega hasta ellas a través de alcogidas naturales de las laderas, o mediante diques y caños, que encauzan la que viene por los barrancos. Cuando la gavia ha recibido el agua suficiente se dice que “ha bebido”. El conjunto de gavias se denomina rosa o rosita.

CADENAS

Son zonas de cultivo localizadas en las laderas de montaña, formadas por pequeños muros de piedra, a modo de terrazas, y donde el terreno mantiene una importante inclinación. Los muros impiden la erosión del suelo y facilitan la infiltración del agua de lluvia.

NATEROS

Son espacios de cultivo realizados en barranquillos, mediante la construcción de muros de piedra perpendiculares al cauce, que interceptan el agua cargada de barro y materia orgánica, procedente del barranquillo y de las laderas. Los nateros adquieren el aspecto de una gruesa capa de nata de color tierra, de donde deriva su nombre. El natero está provisto de teste o muro, y de tronera.

ENARENADOS

Se consiguen mediante la cobertura del suelo con una capa de picón, con el fin de conservar la humedad de la tierra y evitar la pérdida de agua por evaporación. En la isla todo el terreno productivo se cultivaba, incluso cualquier lomo y tablero, con el único acondicionamiento del despedregado. 

"Si llueve por San Andrés, buena seña es"

Aberrunto popular

UTENSILIOS UTILIZADOS EN LAS LABORES DE PREPARACIÓN DE LOS TERRENOS AGRÍCOLAS

Descarga la guía interpretativa de la visita.

La Cilla

Museo del grano